Un perro, un gato y una rata abandonados juntos en un refugio

Cuando comienzas a contar la historia de un perro, un gato y una rata parece que va a ser de esas que va a acabar mal pero nada que ver con la realidad de estos tres animales de Wisconsin, Estados Unidos.

Sasha, Jack y Tweaks son tres amigos que recuerdan que la educación y el amor puede llevar a caminos que muchas veces no creemos. Un cánido, un felino y un roedor que vivían plácidamente juntos en un hogar hasta que sus humanos tuvieron que mudarse a una casa más pequeña. Un lugar en el que ya ellos no cabían.

Sin entrar en detalles del porqué, estos peludos tuvieron que ser acogidos por el refugio Oshkosh Area Humane Society (OAHS) de Oshkosh, Wisconsin. Cuando los animales llegan a una protectora el primer paso es  hacerles una revisión veterinaria completa para comprobar que su estado de salud es bueno.

El primero de esta curiosa familia para entrar en consulta fue Jack, sin embargo cuando le llevaron a esas cuatro paredes su actitud se volvió agresiva y huidiza. El portavoz del refugio, Cheryl, explicaba: “Estaba muy asustado y no colaboraba en absoluto”, pero uno de los sanitarios tuvo una gran idea, introducir en la consulta a Sasha, el perro, para ver cómo reaccionaba el felino. “Se convirtió en un gato totalmente diferente. Se relajó porque sabía que su amigo estaba allí”.

Cuando las personas del refugio comprendieron el fuerte vínculo que unía a estos animales decidieron meterlos en un mismo cubículo, sin olvidarse de la pequeña Tweaks. No se confundieron porque el roedor comenzó a corretear detrás del perro, y ambos acabaron dándose besos así que no cupo ninguna duda de que eran verdaderos amigos tal y como el anterior propietario había explicado a los voluntarios.

Lo que les sorprendió más aún fue la reacción de la rata hacia Sasha, la gata: “el felino estaba durmiendo y Tweaks se arrastró por debajo de sus patas delanteras y se quedó ahí”, como si eso fuera habitual, como si hubiera encontrado su rincón seguro de siempre.

Es por todo esto que el equipo del refugio comprendió que estos amigos peludos tenían que conseguir una nueva familia que les quisiera a los tres.

En este tiempo, Kathy Berens y su hija acudieron a la protectora para ampliar su manada.  Ya habían adoptado a un gato en este refugio y estaban pensando llevarle un compañero felino, aunque “también querían un perro”, recuerda la portavoz. Berens escuchó a los voluntarios hablar de los tres nuevos y pensó que sería ideal tener ya el “clan” montado, aunque la idea de tener una rata como mascota no le entusiasmaba.  Algo entendible si no sabes que las ratas son seres limpios, cariñosos y muy inteligentes.

El equipo convenció a Kathy de que olvidara los prejuicios y se atreviera a conocer a Tweaks, y ella accedió. Al final la mujer tuvo que dar la razón a los voluntarios y comentó muy contenta que es un animal del que enamorarse.  Ahora los tres mejores amigos se van a su nuevo hogar en Wisconsin.

Cheryl concluía esta feliz historia diciendo: “para nosotros es un final un poco agridulce. Nos sentíamos muy apegados al trío, pero estamos muy emocionados de que se vayan a casa”.

 

Si tienes una familia animalera en casa cuídala como se merece con los productos de la tienda especializada de Claroshop.com.

By | 2019-02-07T10:28:54-05:00 febrero 7th, 2019|Gato, Historias que emocionan, Perro|0 Comments

Leave A Comment