Las 5 claves para entrenar a nuestro perro

Desde el momento en que llega un animal a casa debe adaptarse a las normas de la casa, vamos a educarle como nos gusta para facilitar la convivencia.

 

Con esto no queremos decir que se someta al perro sino que se le enseñen una serie de conceptos, indicados con palabras cortas, para que comprenda lo que está mal o bien en nuestro hogar y la sociedad en la que vivimos. No serán las mismas normas si vivimos en la ciudad teniéndolo que llevar al parque cercano para que haga sus necesidades a que viva en una casa en el campo con mucho terreno.

Es increíble pero siguiendo una serie de pautas y con muchas repeticiones y paciencia vamos a poder conseguir que nuestro nuevo amigo entienda qué queremos en cada momento y que atienda a las órdenes con toda su educación.

Coherencia

Una familia debe estar de acuerdo con lo que debe y no debe hacer la mascota en casa así como consensuar las palabras que se le van a enseñar al peludo. No es extraño encontrar a los humanos que conviven bajo el mismo techo que el perro utilizar distintas palabras para intentar conseguir una misma acción del can. Del mismo modo que unes consienten algo que para otros es impensable. Si el recién llegado no ve coherencia entre los miembros de la manada… ¿Cómo pretendemos que nos entienda?

Hablaremos primero qué normas vamos a enseñarle y todos deberemos participar en la educación para que sepa que debe obedecer a todos sus familiares humanos.

Palabras cortas

Los perros son capaces de memorizar más de 100 palabras pero vamos a tener que escoger frases cortas y siempre usar la misma para cada acción.

Si queremos que el perro vaya a nosotros tendremos que decir “ven” y no “Lucas, te estoy diciendo que vengas aquí ahora mismo”. El animal a lo mejor acudirá porque está entendiendo el tono con el que se lo estamos diciendo pero obviamente no procesa la frase completa.

Educación en un momento tranquilo

Hay que saber seleccionar los momentos para una clase de entrenamiento. Serán mejores aquellos momentos en los que el animal está tranquilo y predispuesto a estar contigo. Estas cosas se notan. No le obligues a hacer cosas cuando está nervioso porque quiere jugar, salir a la calle o después de su baño…

Ayudados de accesorios

Para los momentos de entrenamiento necesitaremos, al menos, una bolsita de snacks. Precisamos de una motivación para que el animal nos haga caso y hacerle ver que cada vez que obedezca la orden va a tener una recompensa. Podremos ayudarnos también de un clicker, una herramienta muy útil para captar la atención del peludo.

Repeticiones y tener paciencia

Repetir y repetir la acción va a ser la clave de nuestro éxito. No creamos que con un par de lecciones en las que nuestro amigo ya ha entendido el mecanismo va a estar todo hecho… Habrá que reforzar lo aprendido y no cansarnos en el intento. Pensemos que también nosotros aprendemos por repetición y tenemos tan interiorizadas las rutinas del día que lo vemos como algo natural. Así debe ser con nuestro perro.

Por otro lado, recordemos que no debemos forzarle a cumplir la orden que queremos. Será contraproducente.

 

Un ejemplo dado por el veterinario Carlos Rodríguez, para que aprenda a sentarse sigamos estos pasos:

  • Lo haremos en un lugar tranquilo, sin distracciones.
  • Lo sujetamos con la correa cerca y le enseñaremos que tenemos un premio o juguete en la mano.
  • Cuando el perro preste atención, moveremos esa mano hacia arriba y hacia la cola del perro.
  • El perro se tendrá que sentar para seguir la mano con su mirada.
  • En el instante que se siente, le daremos el premio.
  • Repetiremos ese proceso varias veces. Una vez que tengamos claro que siempre conseguimos que el perro se siente, añadiremos el comando SIT-SIENTA-SENTADO (el que más te guste) antes del movimiento de nuestra mano.
  •  Practicaremos varias veces al día.
  •  Poco a poco modificaremos el entorno, por ejemplo: sin correa, en otra habitación, en el coche, en el jardín, en el parque, etc.

Todo para el entrenamiento de tu perro lo puedes encontrar en Claroshop.com.

By | 2019-04-02T08:31:23-05:00 abril 2nd, 2019|Consejos, Perro|0 Comments

Leave A Comment