Se echa la siesta en un banco y se despierta con un gatito sobre su regazo

Ali Safa, como cualquier chico normal, estaba deseando tener un rato sin recados para poder hacer lo que él quisiera, como pasar un rato al sol  en su casa de Canberra, Australia. Cuando llegó ese momento fue a sentarse en el jardín y, antes de darse cuenta, se quedó dormido.

Cuando despertó, no estaba solo.

«Estaba tomando una siesta en el balcón de nuestra casa y, como dos horas después, me desperté y la encontré durmiendo boca abajo», dijo Safa a The Dodo. «Al principio, pensé que era una rata».

No era una rata lo que dormía plácidamente encima de Ali, sino una gatita blanca callejera con algunos signos de no estar cuidada. «No me molestó mucho si tenía pulgas o algo así, porque pensé para mí mismo: ‘Si tiene pulgas, probablemente yo ya las tenga también, así que ya da igual’», dijo Safa. Aunque la pequeñano parecía encontrarse mal de estado de ánimo porque el animal estaba ronroneando de felicidad y calma.

«Nunca tuve una mascota y soy un poco solitario, así que no tengo muchos amigos», dijo Safa. «Mientras dormía, oía su ronroneo y pensé que era lo más lindo que había escuchado nunca.».

Safa había visto un montón de gatos callejeros vagando por su vecindario, pero esto era diferente. Era como si la felina lo hubiera elegido de alguna manera.

Cuando ella finalmente se despertó, no perdió el tiempo en hacer demandas. «Lo primero que hizo fue bajar del banco, mirarme a los ojos y empezar a maullar sin parar durante 20 segundos», escribió Safa en Reddit. «Obviamente tenía hambre, así que adivina quién compartió las alitas de pollo que hizo mi madre».

 

Final feliz para esta pareja

Una vez que la gatita se había comido su parte, Safa la llevó dentro de casa para bañarla. Después de 10 minutos, se dio cuenta de que las manchas grises en su piel eran en realidad marcas y no suciedad. El animal se estaba comportando genial en el agua y Safa comenzó a fantasear con su adopción.

«Realmente no hay ninguna regla de la casa contra las mascotas en mi familia y parecía que el animal necesitaba cariño así que me dije: ‘¡me la quedo!'». Y no tuvo que pensar mucho el nombre, la llamó Ángel, porque aquel animalito le había “caído del cielo”.

Una visita a la clínica veterinaria reveló que la pequeña estaba sana y sin microchip. Safa la llevó al supermercado local, donde compró comida para gatos y algunos juguetes.

Llevan unos dos meses juntos pero todo ha cambiado para Safa y Ángel. La felina tiene su propia casita y Safa tiene una amiga que siempre estará a su lado.

«Todo lo que puedo decir es que es la gata más divertida con la que he podido jugar», dijo Safa. «Todo lo que hace es vagar a mi alrededor todo el día queriendo cariños o jugar. Cuando estoy trabajando en mi portátil ella salta sobre mi teclado y se sienta entre mis brazos. Recogerla y ponerla en el suelo no ayuda porque vuelve a subir hasta que consigue las caricias que quiere.».

Si como Ali Safa acabas de dar la bienvenida a un gatito en tu familia, consíguele todos los productos que necesita en Claroshop.com.

By | 2019-04-08T11:04:21-05:00 abril 8th, 2019|Historias que emocionan|0 Comments

Leave A Comment