El beagle, de cazador a perro familiar

Una raza que se originó para la caza pero hoy es muy popular como animal de compañía. No todo ha sido fácil en su historia, ¿la conoces con nosotros?

¿Cuál es su historia?

En el año 350 a.C. Jenofonte ya describía a unos sabuesos que coinciden con la mayoría de características del Beagle.

Su nombre puede llegar como una derivación de la palabra celta beag que significa pequeño, aunque hay quienes creen que proviene de la palabra francesa begueule que significa boca abierta.

En Grecia ya se encuentran referencias, y se cree que fueron los romanos quienes lo introdujeron en Gran Bretaña.

El primer dato concreto, el que comenta la existencia de un perro tricolor, se remonta al reinado de Guillermo I el Conquistador (1027-1087).

En el año 1400 estos animales se encontraban fácilmente por toda Europa y eran utilizados principalmente para la caza del conejo, aunque también actuaba como animal de compañía.

Sus momentos de gloria llegaron de la mano de la familia Real Británica, siendo Eduardo II y Enrique VIII unos grandes amantes de sus cualidades. Los dos reyes disponían de grandes manadas de glove beagles, llamados así por su reducido tamaño, destinados a la caza.

A principios de la década de 1870, los beagle viajan a EEUU. Norman Elmore de Nueva Jersey y el general Richard Rowet, de Illinois, importaron Beagles ingleses de excelente tipo y pedigrí.

Hoy en día, este perro ya no vive tanto para la caza como para descansar plácidamente junto a una familia. Aunque desgraciadamente también son utilizados para la experimentación. La ciencia los usa por ser una de las razas más utilizadas en los laboratorios por su dureza física y resistencia además de por su equilibrio “psíquico”.

 

¿Cómo es su físico?

Medidas: altura hasta la cruz entre 33 y 40 cm. Da sensación de compacto, robusto.

Cabeza: Es potente, más fina en la hembra, libre de arrugas. Stop definido. Labios desarrollados. Nariz negra y ancha. Mandíbula fuerte.

Ojos: bastante grandes y separados entre sí. Color café oscuro o avellana.

Orejas: largas hacia abajo, con la punta redondeada. De inserción baja, delgadas, cuelgan pegadas a las mejillas. Cuello largo para permitirle inclinarse durante el rastreo.

Cuerpo: Línea superior recta y nivelada. Lomo corto pero bien balanceado, poderoso y flexible.

Patas delanteras: rectas, verticales y huesos redondos sin disminuir hasta los pies. Hombros colocados hacia atrás, no pesados. La altura hasta el codo es casi la mitad de la altura a la cruz.

Patas traseras: muslos musculosos. Rodillas anguladas.

Cola: Fuerte y moderadamente larga. De inserción alta, es llevada alegremente. Cubierta de pelo, sobre todo en su parte inferior.

Pelo: Corto, denso, resistente a la intemperie. Cualquier color reconocido para los perros de caza es aceptado, exceptuando el color hígado. La punta de la cola es blanca.

¿Cómo es su carácter?

El beagle es un perro alegre, audaz, inteligente, independiente y terco.

Su trabajo en el pasado fue: perseguir presas en el campo, lo que hace de ellos unos perros energéticos y cabezotas.

Sociabilidad: El haber sido animales de jauría les predispone a una excelente convivencia como animal de compañía. Con un temperamento equilibrado.

En casa: no son perros ladradores, suelen hacerlo solo en la caza para avisar a los cazadores.

Educación: necesitaremos mucha paciencia y tiempo para educarle. No es imposible enseñarles pero si queremos un perro completamente dócil, él no lo será. Desarrolla una gran actividad con determinación y tenacidad.

Una característica destacada es su gran apetito, algo que si no es controlado por el propietario puede acabar en obesidad.

 

Si tienen un beagle educado y con buena actitud se merece que le regalen los productos de calidad que tenemos en la tienda especializada de Claroshop.

By | 2019-04-16T16:04:33-05:00 abril 16th, 2019|InfoRazas|0 Comments

Leave A Comment