Los perros guías, ¿cuál es su historia y cómo se les entrena para ayudar a personas invidentes?

Los perros guía otorgan libertad e independencia a las personas ciegas, ¿conoces su entrenamiento y la rutina que siguen como perros de trabajo?

La historia del perro guía comienza en 1917 en Alemania con el primer centro de adiestramiento de perros guía para los soldados que perdieron la vista a causa de la primera guerra mundial.

A mediados de los años 20 comienza en Suiza el adiestramiento de perros guía. Se dona el primer perro a Morris Frank, un estadounidense que al regresar a su país se enfrenta a las barreras sociales y culturales que le impedían el acceso a transportes y lugares públicos.

Gracias a Frank, se funda en 1929 la primera escuela de perros guía en Estados Unidos y en 1938 la legislación otorga el derecho a los perros guía a acceder a todos los transportes y lugares públicos. Desde 1939 se fundan más escuelas de perros guía en Estados Unidos.

En México, desde 1940, personas ciegas que hablen inglés y cuenten con los recursos económicos, obtienen perros guía donados por instituciones de ese país, como la escuela Leader Dogs for the Blind en Rochester, Michigan.

Pero es en 1988 cuando aquellas personas sin recursos pueden empezar a disfrutar de la compañía de un perro guía en nuestro país. Silvia Lozada Badillo funda la Escuela para Entrenamiento de Perros Guía para Ciegos I.A.P. (Villa Quietud, Coyoacán, Ciudad de México) que ayuda a personas sin muchos recursos por medio de su rehabilitación inclusiva y la donación de perros guía entrenados en México.

Esta es la primera escuela de perros guía para ciegos en América Latina. La señora Lozada había tenido muchas dificultades como persona invidente y quiso evitar estos problemas a las generaciones mexicanas futuras. Después de burocracia y la espera para tener un centro propio en 2006 inicia el programa de Rehabilitación Inclusiva para personas adultas que adquieren la discapacidad visual. Con el apoyo de benefactores, voluntarios, patronato y personal de la Institución, trabaja diariamente con el reto de lograr la sostenibilidad de la organización.

¿Por qué es tan importante un perro guía?

Él es los ojos de la persona invidente durante toda su vida. No solo le acompaña en sus paseos en la calle, sino que puede evitarle peligros, aproximarle a lugares que el hombre o la mujer no conoce y hacer que se mueva más rápidamente. Por otro lado, es un gran apoyo emocional, ayuda a la persona a sentirse más segura en la calle y por lo tanto más independiente en todas sus tareas. Además, esto le hace ganar autoestima y reduce los niveles de estrés.

¿Cómo se les entrena?

Cada escuela tiene su propio calendario de educación, la escuela mexicana comienza a preparar a aquellos perros que han pasado su primer año en una familia que le ha enseñado a socializarse. El entrenamiento entonces durará entre 4 y 6 meses. Aparte de los comandos que todos suponemos, el animal conocerá la desobediencia inteligente, aquella que debe aplicar cuando la orden de su humano puede ponerlos en peligro. Una vez que están aprendidos todos los puntos clave (comportarse en cualquier sitio, subir escaleras, guiar a su dueño según la palabra que indiquen…), pasarán un mes junto a su futuro propietario en la escuela para el Curso de Capacitación en el Manejo del Perro Guía. Después ambos estarán preparados para la vida en común.

Si tienes un perro guía se merece los mejores productos por el buen trabajo que hace, estos están en la tienda especializada de Claroshop.

By | 2019-04-29T11:19:14-05:00 abril 29th, 2019|Héroes anónimos, Perro|0 Comments

Leave A Comment