Consejos para habituar a tu perro a la transportadora este verano

Acostumbrar a nuestra mascota a los viajes es uno de los problemas de los que nos acordamos en verano. La manera de trasportarlo será determinante si queremos empezar bien las vacaciones.

Lo primero que tenemos que hacer es armarnos de paciencia, cariño y muchos snacks apetecibles. Sobre todo esto último ayudará a que a nuestro animal se le puedan olvidar los nervios y las molestias de estar en una transportadora.

Nuestro objetivo será conseguir que ese reducido espacio donde viajará con nosotros dentro del coche, el autobús o el avión, sea un lugar cómodo y seguro para él, al que acuda cuando quiera estar solo, tranquilo o para dormir. Para eso tenemos que empezar el proceso de entrenamiento en casa, sin presionarle.

La primera vez que se meta en la transportadora no debe ser directamente en el vehículo.

Como no queremos que asocie la transportadora con una sensación negativa no le forzaremos a que entre en ella. Deberá ser por voluntad propia y asociándolo siempre con una actividad divertida/placentera. Ni mucho menos lo usaremos como lugar en el que encerrarle cuando queramos castigarle, sería contraproducente en ambos sentidos.

Otro punto a tener en cuenta es el tiempo de encierro en la transportadora. Ya sea cuando estemos en casa o en un viaje, el periodo máximo no excederá las 3 o 4 horas. Cada dos horas es buen momento para salir del coche/autobús y estirar las piernas y las patas. El tiempo estimado también va a depender de la edad del animal y de su habituación a la jaula.

Puntos clave a seguir

Vamos a repasar lo que hemos aprendido para que quede claro y concreto:

1. El objetivo es conseguir que la transportadora sea su lugar de descanso favorito.

2. Jamás le meteremos en ella con fuerza o como forma de castigo.

3. Nunca permanecerá dentro más de 3 o 4 horas seguidas.

¿Cómo le habituamos a ella?

Comenzaremos con la transportadora abierta o sin puerta (incluso podríamos poner solo la parte de abajo si es de esas que se desmontan).

Durante unas cuantas semanas, casi toda su comida se la daremos dentro de la jaula, sin forzarle a entrar, simplemente pondremos su comedero dentro. Para algunos entrar a comer dentro de la jaula ya supone un gran reto, para ellos el trabajo será más extendido en el tiempo y deberemos motivarle con los accesorios o actitudes que más le gusten.

En unos cuantos días veremos como nuestro perro entra y sale de la transportadora con calma, entonces podremos probar a dejarle un hueso carnoso dentro (producto específico para perros), o un juguete para mordisquear y cerrar la puerta unos minutos mientras está entretenido jugando o comiendo.

Iremos incrementando gradualmente el tiempo que pasa con la puerta cerrada.

Cuando nuestro perro ya pase tranquilo un buen rato dentro de la jaula sin problemas la trasladaremos a otra habitación de la casa y en unos días, si todo va bien, podremos pasarla dentro del coche (o pondremos otra en el coche).

Los primeros días solo le enseñaremos a subir y bajar de la transportadora dentro del coche, le ayudaremos guiándole con comida. Probaremos a encender el motor y estudiaremos su reacción, si está cómodo, si se tumba o por el contrario se mueve mucho, etc.

Los primeros trayectos deberán ser cortos (una vuelta por nuestra calle o vecindario) y si observamos que reacciona bien, iremos aumentando el tiempo de los viajes.

Si hemos intentado todos estos pasos y a pesar de llevar semanas con ello, el perro no está respondiendo bien al entrenamiento, lo mejor es que pidamos ayuda a un profesional de la educación canina. Para acudir a un verdadero educador, y no dar con presuntos conocedores de la materia, preguntaremos a nuestro veterinario de confianza. Normalmente ellos saben recomendarnos a quien nos conviene.

Para conseguir una mejor y más rápida reacción positiva de nuestro mejor amigo ante la cualquier transportadora debemos ayudarle con premios como los snacks que encontraremos en la tienda especializada de Claroshop.com.

By | 2019-06-20T02:26:01-05:00 junio 20th, 2019|Consejos, Perro|0 Comments

Leave A Comment