Todo lo que no debe faltarle a tu gato durante las vacaciones

El verano es la época favorita para la mayoría de humanos pero nuestros gatos pueden pasarlo mal si no somos conscientes. Vamos a hablar de las pautas a seguir.

Los gatos tienden a tolerar el calor un poco mejor que los perros, incluso lo prefieren (en invierno pueden dormirse encima de un radiador), pero eso no significa que debamos olvidarnos de los riesgos del calor este verano para nuestro gatito.

1. Nunca dejaremos a nuestro gato en el coche

Si tenemos una cita con el veterinario para felino y decidimos hacer una parada rápida en el supermercado, ¡pensémoslo de nuevo! Puede tomar minutos – sí, MINUTOS – que una mascota desarrolle un golpe de calor y se asfixie en un coche. La mayoría de la gente no se da cuenta del calor que hace en los autos estacionados. Si tenemos recados que hacer, dejaremos antes al gato en casa después del veterinario.

2. Mantendremos el agua del gato fresca y limpia

Aunque los gatos beban poco por lo general, en verano tenemos que motivar que se acerque al agua, ¿cómo? Con una fuente automática que estará moviendo continuamente el agua, la mantendrá fresca y limpia. Podemos agregar un par de cubitos de hielo.

3. ¡Preparemos ‘helados de gato’!

¿No es una buena idea? Sin usar alimentos “para humanos” podemos hacer helados para que nuestro mejor amigo esté fresquito. La receta puede ser la siguiente:  

· Recipiente de silicona o plástico para hacer helados.

· Una lata de alimento húmedo para gatos, podemos elegir el sabor que más le guste a nuestro amigo.

· Opcional: Hierba gatera y/o snacks light.

Una vez que todo esté listo, comenzamos a mezclar los ingredientes (si decidimos usar snacks también, la mezcla debe parecerse a la masa para galletas). Después de haber mezclado todo, llenaremos los moldes y aplanaremos la mezcla en cada hueco. No le pondremos palo como haríamos con nuestros helados porque serían perjudiciales para el animal. Metemos el molde en el congelador y esperamos unas horas. Al sacarlo, tal vez necesitaremos echarle un poco de agua para poder sacar los helados del molde.

Una vez fuera, pondremos un par en un recipiente hondo, para que no se ensucie nuestro suelo. Y ¡disfrutemos de ver a nuestro gato lamerlos!

4. Asegúrese de que tengan un lugar fresco para sentarse

Aunque los gatos de interior tienen muchas opciones de sombra, les encanta tomar el sol y la luz solar directa puede sobrecalentarlos y causar insolación. Otra idea es darles un lugar fresco para sentarse, como un colchón refrescante que podemos encontrar en la tienda especializada de Claroshop.

5. Cuidado con las ventanas

Sabiendo que a los gatos les encantan los alféizares de las ventanas y en esta época solemos tenerlas abiertas, nos cercioraremos de tener protectores, rejas altas o mosquiteras para que estén completamente aseguradas antes de abrir una. Puede que quieras que tu casa esté ventilada, pero ¡definitivamente no quieres que tu gatito se caiga!

6. Extremar la precaución al sol

Al igual que nos pasa a nosotros, los gatos ¡también pueden quemarse! Y si esto pasa puede sufrir dolores, ampollas e incluso en un cáncer de piel. La mayoría de los gatos tienen un pelo que los protege de los rayos del sol. Sin embargo, los gatos sin pelo, como el Sphynx, son muy susceptibles a las quemaduras solares, especialmente en áreas como las orejas, la nariz, los labios, los párpados y el vientre. Afortunadamente existen protectores solares especiales para gatos (los protectores para personas no son apropiados para su piel).

Si tenemos alguna duda extra, lo mejor será acudir al veterinario para preguntarle, pero recordemos no dejar a nuestro gato en el coche mientras estamos en consulta.

By | 2019-06-21T07:27:14-05:00 junio 21st, 2019|Consejos, Gato|0 Comments

Leave A Comment