Mi perro tiene ansiedad por separación, ¿qué hago?

La ansiedad por separación en los perros es un problema muy habitual en nuestra sociedad actual. Pero, ¿qué lo desencadena y cómo lo evitamos?

Normalmente se relaciona la ansiedad por separación con el apego excesivo del perro con su propietario pero puede haber más razones que generen este nerviosismo cuando se quedan solos en casa.
• Conexión entre la ausencia del humano y un suceso traumático: gran tormenta cuando estaba solo, un incendio, un robo…
• Cambios bruscos en el entorno. Separación de la pareja, mudanza, nacimiento de un bebé.
• Mal aprendizaje del estado de soledad desde que el animal era un cachorro. El error es dejarle muchas horas seguidas solo de repente o estar muy pegado a él durante las primeras semanas.

¿Cómo sabemos si nuestro perro la sufre?

La ansiedad es fácil de reconocer, ese estado de nerviosismo severo cuando se les deja solos va a manifestarse con:
• ladridos o lloros sin cesar,
•zapatillas, muebles u otros objetos destrozados,
• Hace sus necesidades en distintos rincones del hogar.
• Babeo continuo.
• No come ni bebe hasta que el propietario vuelve a casa.
• Conductas repetitivas como lamerse sin parar una pata.
Existen otros problemas de comportamiento o de salud que pueden manifestarse con alguno de estos síntomas, por eso podemos tender a confundirlos. Por ejemplo, el aburrimiento continuo puede llevar al excesivo lamido aunque nosotros estemos en casa. Debemos acudir a un veterinario o profesional educador para detectar la causa de estas acciones.

¿Podemos prevenirlo?


Por supuesto, ya hemos ido dando pistas en el artículo de cómo podemos evitar que el animal desarrolle ansiedad por separación. Ahora vamos a enumerar las pautas claras a seguir para que este problema nunca se dé en nuestra casa:

  1. Su rincón privado. Crea un lugar en el que esté cómodo y tranquilo. Su cama, su juguete favorito, en una zona de la casa donde no haya ruidos y la temperatura sea perfecta.
  2. Tranquilo sin ti. Acostúmbrale a pasar ratos sin que le hagas caso, después cambia de habitación, no le dejes entrar cuando estés en el baño…
  3. Salidas progresivas. Como hemos dicho, hay que acostumbrarle poco a poco así que las primeras veces que le dejemos solo tendrán que ser de poco tiempo e ir aumentando cuando veamos que se va portando bien. No te despidas o saludes excesivamente.
  4. Ejercicio antes. Si podemos salir justo después de salir a la calle y/o darle de comer estará más tranquilo y con ganas de echarse una siesta en muchos casos. Así el tiempo se le pasará antes.
  5. Los juguetes. Dejarle juguetes interesantes, como aquellos interactivos o huesos para perros, que le mantengan entretenido mientras no estamos será un aliciente para que no se acuerde de que está solo. Asociará la experiencia con algo positivo.

¿Se puede resolver cuando ya tiene ansiedad por separación?


¡Sí! Está en nuestra mano darle la vuelta y hacer sentir calma a nuestro perro de nuevo.

  1. Acudiremos al veterinario para que diagnostique el problema y pueda recomendarnos un educador.
  2. Acostumbraremos al animal paulatinamente a quedarse solo en casa con las pautas de modificación de conducta que nos encargue el profesional.
  3. En los peores casos, se administrará tratamiento farmacológico, siempre recetado por el médico veterinario.

Si necesitamos accesorios para hacer más divertido el tiempo solo a nuestro animal, lo mejor es que busquemos en la categoría de juguetes interactivos de la tienda especializada de Claroshop.com.

By | 2019-07-24T09:26:54-05:00 julio 24th, 2019|Perro|0 Comments

Leave A Comment